martes, abril 24, 2007

¿Ha estallado la burbuja?

¿Fin de ciclo? ¿Justicia divina? Y ahora ... ¿qué vendrá?

Desplome de Astroc (El País)

Desplome de Astroc (ABC)

Desplome de Astroc (La Razón)

4 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Siendo catastrofista -soy de Zamora, así que soy pesimista por naturaleza- recesión para todos, esto es, bajan los pisos, por tanto se deja de construir, al dejarse de construir mucha gente se queda sin curro -hace cuatro días éramos 39 millones de personas, ahora 44 y gran parte de la ganancia ha sido de gente que ha venido a currar en la construcción, no es coña- y al quedarse sin curro consumen menos, al consumir menos, se vende menos y las empresas se gastan menos, y despiden gente, al despedir gente, esa gente no puede pagar sus viviendas, que se quedan los bancos y bajan los precios, así definitivamente hasta encontrar un suelo en el que la gente se acomoda, se empieza otra vez y se vuelve a subir.

Sea justicia divina o no, Dios quiera que no haya explotado, y que sólo se desinche, porque si no no serán pisos más baratos, sino dificultades para todos...

Perdona, pero cada vez que escribo en tu blog entro a saco, me vas a coger manía ;-)

Abrazos.
ocellum.blogspot.com

Jose Manuel dijo...

Ah, me he encontrado esto, es el preciómetro, se puede configurar por localidades, para todo el país, por provincias, para todo un año, el último mes, y da una escala del precio de los pisos, está muy chulo:

http://www.expocasa.es/preciometro/

KD dijo...

Yo tampoco creo que haya estallado, más bien se está desinchando. Eso sería lo deseable hasta que las cosas tomen un matiz razonable. Lamentablemente en España tiramos por los extremos y creo que aún esta por llegar el día de las quiebras masivas debido a la sobrevaloración y la especulación desenfrenada. Si bien a una familia que sólo quiere su casa para vivir no debe importarle que su piso valga menos, si que son preocupantes las repercusiones económicas de las que habla Jose. En este país, en el que la picaresca y hacerse rico de un día para otro con el mínimo esfuerzo es una forma de pensamiento común y bien aceptada, y en el que, con un poco de "ayuda" y mirar a otro lado de nuestros venerables dirigentes, hemos "vendido" nuestra macroeconomía a la construcción y la especulación inmoviliaria de forma malsana, hemos olvidado buscar el equilibrio con otras fuentes de riqueza.

Chisco dijo...

Yo, la verdad, a pesar de mis instintos de venganza, también deseo en el fondo que la cosa sea más suave. No hablo de un aterrizaje, puesto que ese es un término acuñado por los lameculos que tenemos como políticos, más dispuestos a complacer al empresario de turno que al ciudadano. Hablar de aterrizaje es inmoral, de lo que hay que hablar y lo que hay que intentar, es que haya una bajada en los precios de los pisos, bajada suave, vale, pero bajada. Y de alrededor de un 40%. Lo demás son pamplinas. O eso, o la gente acabará por echarse al monte.