jueves, abril 20, 2017

Me siento ofendido

Dije que había vuelto para expresarme libremente en mi espacio. Me ha costado decidirme a escribir esta entrada, aún tengo el chip "Facebook" o "Twitter", ése que te obliga a ser políticamente correcto (que es diferente de ser educado) hasta el límite para evitar que se te echen a la yugular los eternamente ofendidos.

Asisto, como todos, a un goteo incesante de noticias de gentes y colectivos que se han instalado en el estado "me siento ofendido" de forma continua. Nada que reprochar a los ofendidos, son libres de sentirse así, faltaría más. Bueno, sí les reprocho el hecho de que, normalmente, los que salen en los medios dan un paso adelante: pretenden coartar mi libertad agitando los principios que supuestamente les ha legado su amigo imaginario de turno (el Alá de los muslmanes o el Dios de los cristianos normalmente). Recurrir a un ser sobrenatural para dar validez a tus principos, tratar de imponérselos a los demás y pretender que son los únicos válidos y verdaderos es, como mínimo, tramposo. Ni me compadezcas por cómo decido vivir ni me amenaces con darme una paliza o matarme.

Y todo esto viene a cuenta de:  Un grupo religioso amenaza con boicotear una obra gay sobre la Biblia en Atlanta. La obra en cuestión se representó por primera vez en 1998, lo cual le hace a uno pensar que desde entonces no hemos hecho más que retroceder en determinados aspectos. La imbecilidad encuentra en internet un medio perfecto para expandirse. Está claro que la mayoría de los cristianos, afortunadamente, no reaccionan de esa forma y distinguen perfectamente su ámbito privado de la libertad y el derecho del prójimo a vivir y a ver lo que le plazca. También es justo decir que si la obra hablara del profeta y del Corán ... bueno, me atrevo a decir que eso no sería posible siquiera, no creo que nadie se atreviera, lo cual dice mucho del ENORME problema que tienen los musulmanes para abandonar la Edad Media religiosa en la que se encuentran muchos de ellos.

Es triste ver cómo algunos pretenden hacernos creer que coartar la libertad de los demás nos hace más libres. Tramposo. Torticero. Inaceptable.

La politécnica

Sé que alguno me va a reñir pero qué le voy a hacer, la cabra tira al monte (de la nostalgia). Ayer fui a politécnica a dejar unos cartelillos y unos trípticos de unas jornadas que organiza el Colegio de Ingenieros Informáticos, del que soy vicepresidente (me va la marcha). Y, como cada vez que voy, eché la vista atrás y me vi caminando por cada rincón 20 años atrás. A mí y a Kwin, Paco, Cris, Sonya, Jero, el gran Roof, Consu, Tomás, Raúl ... . Y vi nítidamente a un elefante cruzando la pasarela que une el edificio de servicios comunes con el pabellón de informática (KD, imagino que recuerdas mis carcajadas cuando me enseñaste esa viñeta de tus fantásticos cómics). Y sonreí. Sonreí porque me siento afortunado por todos los momentos que he compartido con ellos. Éramos especiales. Todos somos especiales, pero a los 18-20 añitos que teníamos entonces lo éramos mucho más.

El tiempo pasa rápido, es algo que sabemos todos. Muy rápido. Fijaos: hoy hace más de veinte años de aquellos días. Si entonces hubiéramos echado la vista atrás 20 ó 22 años ... ¡aún no habríamos nacido! ¡Claro que no me olvido de la angustia de los exámenes, de los contínuos cateos en EDA y Laboratorio de Programación, de las cuentas que echábamos para superar ese 60% de créditos aprobados para que nos dieran la beca ...! Pero me quedo con el ajetreo del despacho del periódico, las escapadas a la montaña a comer chocolate, las fiestas de cumpleaños en vuestras casas, las noches terminando las prácticas entre todos ... ¡Qué suerte, qué afortunado he sido!

jueves, marzo 16, 2017

De vuelta

Me ha costado un rato volver a entrar en mi blog, que releo de forma silenciosa de vez en cuando. Igual que el de unos pocos amigos a los que continúo siguiendo, también de forma silenciosa. No sé qué razón me llevó a dejar de hacer algo que me gustaba: publicar. Ahora vuelvo por razones que sí se me muestran claras: facebook y/o twitter no son suficientes. En general, no me valen los pensamientos en "flash" típicos de estas plataformas. ¡Incluso hay quien critica cuando pongo alguna entrada larga en facebook! Qué le vamos a hacer, yo soy de los que necesitan espacio para explicarse, para exponer sus ideas. Quizás necesito ese espacio porque dudo de todo. O no, no lo sé. Vuelvo porque mi blog es más mío que Facebook, aunque tenga controlado el acceso a sólo mis amigos. Seguramente esto lo vea mucha menos gente, pero eso no me preocupa. Mejor así.

Sea como fuere, casi cuatro años después de mi última entrada, aquí estoy de nuevo. Cerca ya de los cuarenta (¡ay Dios mío, la muerte!). Sí, 40 años, con números, que asusta más. Las cosas en mi mundo siguen en su sitio, o bueno, en el sitio que yo he querido darles. La vida me trata bien. Echo de menos a mucha gente, no porque se hayan ido (no es que hayan cascado, vaya), sino porque ... bueno, pues eso, porque no los veo tan a menudo como me gustaría. Kwin, Lo, no sabéis cuánto me alegro de que el pequeño Mario esté con vosotros: padres así son los que necesitan los niños de hoy en día. Y echo de menos también a gente a la que veo habitualmente: mis padres envejecen, especialmente mi padre, que se está dejando ganar por la vejez. Me asusta el hecho de que estoy empezando a sentir por él la misma ternura y compasión que sentía por mi abuelo en sus últimos años de vida. Mi madre aún sigue con nosotros, vital, con ganas, con planes. Pero bueno, como digo, no me quejo: la vida me trata bien. Siempre fui, siempre soy consciente de lo frágil que pueden ser este tipo de situaciones, que no tenemos todo el tiempo del mundo, que si tu situación te permite disfrutar del momento estás obligado a hacerlo. Hay quien a esto lo llama "angustia", lo de pensar que las cosas pueden cambiar a peor, pero yo lo veo como una bendición.

Vuelvo con la idea de dejar en este diario mis recuerdos, como hice durante diez años en mis blogs. Me gusta, me reconforta. Hoy empiezo.

miércoles, mayo 15, 2013

Vayan preparando las carteras ... otra vez

Más pronto que tarde, va a tocar poner otro fajo de miles de millones encima de la mesa para la banca. Ni me acuerdo de cuántos van ya.

de Guindos cree que el Tesoro podría costear una recapitalización extra de la banca

En la última como ésta, se produjo el saqueo de una paga a los empleados públicos. A ver ahora qué se inventan.

domingo, mayo 05, 2013

jueves, marzo 07, 2013

Florencia, verano de 2012

Lloré al ver la catedral de Florencia. Acompañado por mis inseparables Pedro, Mario y Goyo, me aparté un poco del grupo para contener la emoción ... pero no pude. Nunca había sentido algo así al mirar un edificio. ¡Qué inmensa belleza y qué gran suerte poder admirarla!

viernes, febrero 15, 2013

En el parlamento portugués

Un grupo interrumpe a Passos Coelho cantando el himno de la Revolución de los Claveles. Una parte de la letra de este precioso himno dice: "El pueblo es quien manda".

miércoles, agosto 29, 2012

Redescubriendo Albéniz

Hacía tiempo que no escuchaba esta obra. Hoy me ha regalado un momento de paz que realmente necesitaba. Sobre los rescates pasados y futuros intentaré no comentar nada en mi blog, que trataré de reorientar por otros cauces. La lucha, creo yo, está en la calle, no en el blog.