lunes, mayo 14, 2007

El otro impuesto revolucionario




Unas conversaciones grabadas entre un concejal (da igual el partido) y un promotor inmobiliario de Alhaurín el grande muestran la punta del iceberg de la corrupción inmobiliaria. El promotor le dice al concejal que su socio "no paga", a lo que el político responde: "vale, yo voy a pararle la obra".

Clara muestra de que algunos de los hijos de puta que nos gobiernan son culpalbes del desmadre inmobiliario de España.

Pero claro, éste no es el impuesto revolucionario que la asesina e ilegal ETA pide a los empresarios vascos. Se ve que éste impuesto es legal y no interesa tanto como el otro, que vende más cara a la sociedad española. ¿Cuánto falta para que esto pete por algún lado? Se admiten apuestas.

Te paro la obra

4 comentarios:

KD dijo...

No sé si lo es o no, pero este post parece haber surgido en respuesta a ese otro que escribí sobre el impuesto revolucionario de ETA. Admiro y sigo tu personal cruzada de censura y crítica por el problema de la vivienda, pero no creo que tu comentario sea muy justo, dado que, si bien el tema del impuesto revolucionario de ETA ha salido en alguna prensa una vez en varios meses, todos los medios de comunicación están salpicados diariamente de escándalos inmobiliarios. El propio artículo que enlazas habla de "investigación judicial" y "comisiones ilegales" y es un enlace en prensa de entre otros tantos relacionados con la vivienda ¿Cual es el problema entonces?. Es por esto que tu último párrafo me descuadra y vuelve a parecer una alusión al "común de los mortales" al que tan mal dejaste en tu anterior post... ¿Esto es porque en otros blogs cinco de cada ocho posts no tienen que ver con la vivienda?

Chisco dijo...

Saud, KD.

No, no es una respuesta a ningún post tuyo. En cuanto a la publicidad o notoriedad de una u otras noticias, me refería más al debate político que a su aparición en prensa. La corrupción inmobiliaria, que la hay y mucha, no genera debate (apenas). ANV es el pan nuestro de cada día. Pareciera que España está gobernada desde el País Vasco.
A la gente lo que más le interesa es lo que más sale en la TV, y ANV es lo que toca en estos tiempos de pre-crisis económica. ANV y, al tiempo, meter la cabeza en un agujero como las avestruces.

Efectivamente, el tema de la vivienda es un asunto que me obsesiona, aunque en este momento no me afecte "diretamente". Porque me parece de justicia. Porque al amparo de este sistema se están encontrando demasiados "escondrijos" y puertas de atrás para poner "al común de los mortales" al borde del desastre. Porque creo que el actual sistema de libertades correría peligro muy cierto si esta y otras injusticias siguen produciéndose sin una respuesta adecuada de los poderes públicos. Porque, cada vez más, el Estado es vasayo del capital. Porque necesito que "el común de los mortales" abra los ojos y que no asuma como "normales" situaciones que de ningún modo lo son. Por ejemplo, no es normal que nos digan, desde la entrada del euro, que el IPC anual es de un 3%, 4% o 5%. ¿Es importante el IPC? Más que ANV porque con esa base se negocia el pan de cada día (los salarios) de todos los currantes. No es normal que los jetas del gobierno digan que la barra de pan, que cuesta 30 euros, ya no subirá tanto y sólo lo hará al ritmo del IPC (sustituir barra de pan por casa y 30 euros por un importe proporcional). Porque ese crecimiento económico "milagroso" que nos venden desde hace un lustro está saliendo del endeudamiento de todos los españolitos. Por eso, y por muchas otras cosas, 5 de cada 8 posts de mi blog se revieren a la vivienda y sus circunstancias.

Sin acritud. ;-)

Chisco dijo...

PD.: Mañana, seguramente hablaré de mi visita a Córdoba y Granada, que es más relajante. ;-)

KD dijo...

Vale, si tu me dices que la alusión al impuesto revolucionario no tiene nada que ver conmigo me lo creo. En tu post, muy convincente, nada has dicho en lo que yo no haya pensado y no esté de acuerdo. Creía contestarte por alusiones, pero aclarado ese punto no puedo hacer otra cosa más que darte la razón que tienes.
Lo cierto es que cabe preguntarse por qué, mientras nuestros políticos hablan de auge económico, muchos de nosotros sentimos en los huesos esa "pre-crisis económica" a la que acertadamente te refieres...
Sin más, disculpa el exceso de personalización en las últimas líneas de mi comentario. Esperaré con interés ese post sobre tu estancia en tierras andaluzas. ;)