martes, abril 18, 2006

Semana Santa 2006

Merecida fama la de Jaén y sus olivos. La vista se pierde en el horizonte, relajada mirando los campos bien sembrados de olivos que darán el fruto cuyo jugo impregna con su olor a toda la provincia. Nada más cruzar el límite de provincia, se huelen las almazaras y el aceite de los olivos de Jaén.


En la capital, que aglutina esa cultura olivarera, destacan la catedral, de hermosa fachada, y el alcázar (desde donde tomé la foto de arriba).

Camino de Almería, bordeamos Sierra Nevada, que todavía retiene las nieves del pasado invierno. A medida que nos acercamos al destino, la temperatura sube hasta alcanzar unos agradabes 25 grados.

Ya en Cabo de Gata, a eso de las 7 de la tarde, nos dirigimos al cámping que habíamos consultado desde Cáceres para montar la tienda y demás aparejos. Completo. Es la primera vez que nos ocurre algo así en un cámping, ni siquiera en Sevilla en Semana Santa nos ha pasado algo similar. Tiramos de listín telefónico y llamamos a los cámpings de la zona. Todo completo. Algo desesperados, a las 8 de la tarde tomamos rumbo al norte de Almería, a la zona de Mojácar, donde vemos dibujado en el mapa 3 cámpins. Uno de ellos, el primero al que vamos, resulta ser un cámping fantasma en un pueblo fantasma (no logramos localizarlo), así pues pasamos a la opción Mojácar. Anochecía, llegamos a la puerta y un simpático alemán nos atiende y nos dice que tiene parcelas libres. Uf! Alivio! Montamos rápidamente la tienda y preparamos la cena.

Fue una bendición acampar en el cámping Los Quintos de Mojácar. Por el pueblo, por supuesto, que no pensábamos visitar y que nos quedó encantados. Y por el ambiente del cámping, muy tranquilo, muy limpio, con unas instalaciones magníficas y una piscina muy chula.


Mojácar, pueblo blanco de unos 5000 habitantes, está situado en lo alto de un cerro de unos 200 metros de altura. El placer de Mojácar es pasear por sus calles, descubrir todas sus esquinas y recobecos, asomarse a sus miradores a ver el mar y la curiosa vegetación de la zona. Y tomarse unas cañas sentado en una terraza, por supuesto.

El tiempo acompañaba, y los paseos por el parque del Cabo de Gata fueron realmente agradables. Con un paisaje como ése, a uno no le cansa ni el tiempo ni el físico. Técnicamente, Cabo de Gata es prácticamente un desierto. Pero los desiertos en primavera, con unas pocas lluvias, toman una vida insultante: las laderas de los cerros de cabo de gata estaban llenas de vegetación, de flores amarillas, lilas y rosas.


Y el mar ... el mar en cabo de gata también es un jardín. Accidentalmente, de casualidad, nos acercamos a una de las playas del parque. Era bastante inaccesible. Al llegar, nos llamó la atención el verde de las rocas que bordeaban el agua, y las algas que había en la zona. Saltando de roca en roca, y mirando cada vez más atentos el fondo, descubrimos una fauna y flora que hasta el momento sólo habíamos visto en los documentales de la BBC: anémonas, cangrejos, erizos de mar, algas de todos los colores, unos bichos rojos como tomates y con "patas" como las anémonas (no sé cómo se llaman), ... y todo al alcance de la mano. Por supuesto no tocamos nada, más que por respeto, por miedo a lo que nos podían hacer esos desconocidos bichos. Las bolitas negras que se ven en la foto son erizos de mar.

Bueno, con esto terminaron las mini-vacaciones de la Semana Santa de 2006. Llegué a casa un poco quemado por el sol, medio costipao, con un herpes labial y extenuado ... ¡Han sido unas de las mejores vacaciones de mi vida!

3 comentarios:

euterpe dijo...

Lo que cuentas suena a vacaciones de ensueño... nunca he estado por esa zona, pero no son las primeras fotos que veo... y es PRECIOSO.

Me alegra que lo pasases tan bien ^___^ pero cúrate ese herpes que dan mucha lata.

Besos mil,
EU

KD dijo...

Las playas y las calas del parque natural de Cabo de Gata son, probablemente, las mejores que he conocido. El verano pasado pasamos unos inovidables días por aquella zona y me pareció fabuloso. Es otro de esos sitios "cercanos" en la geografía, con estupenda gente a la que he de volver a ver.

Me alegra que lo hayáis disfrutado.

Thrya dijo...

Me encanta ver que todos habéis disfrutados de memorables vacaciones.

Os lo merecéis!!!