lunes, agosto 04, 2008

Sobre la crisis

Leo en El Pais de hoy un comentario a una noticia sobre la tremenda subida del paro de este y pasados meses. Pego un comentario de un lector desconocido ("Ingeniero"), sin su permiso (espero que si lee el blog, cosa que dudo, me disculpe) que resume un poco mi opinion acerca del tema:

Si Pizarro gano el debate , ¿por qué ahora la economía en el PP la lleva Montoro? A este señor Pizarro no se le ha vuelto a oir una palabra, será porque se esta gastando la indemnización millonaria de ENDESA. Así da gusto cobrar el "desempleo". Muchos amigos de mi edad se dedicaban a ganar un dineral en la construcción o en otros trabajos hipotecandose hasta las trancas y otros nos dedicabamos a estudiar Ingenieria, sin un duro sin coche ni piso ni nada. Ahora vienen las vacas flacas para algunos mientras que otros tenemos empleos demandados en un mercado laboral muy competitivo en el que si podemos negociar y elegir. En agricultura cuando se siembra mucho tiempo un mismo cultivo se rota y se planta otro para que se regenere la tierra. ¿Que cultivo tenemos alternativo para el ladrillo? El problema del ladrillo no lo ha creado ZP, era un tren de mercancias sin frenos que o se descarrilaba o se esperaba a que se parase solo. Al final el petróleo , los tipos de interés y el agotamiento del sistema financiero han hecho que el tren descarrile. Por cierto para tener centrales nucleares nuevas habría que haberlas planificiado hace 10 o 15 años, no se construyen en dos días ni la gente las quiere a su lado.

... lo cual no quita (añado yo) la responsabilidad que tiene el gobierno en el asunto y que, personalmente, resumo en los siguientes puntos:

(1) Labor educativa para explicar a la ciudadania (ciudadania somos todos: personas, empresas, etc) la crisis y (2)las actuaciones que esta llevando a cabo el gobierno para minimizar sus consecuencias y superarla.

Hasta ahora, creo que nada de esto se ha hecho. Se ha hecho mas bien lo contrario: generar confusion, lo cual en estas circunstancias no hace sino añadir leña al fuego...

2 comentarios:

bigfredi dijo...

Yo añadiría que el gobierno que hay ahora es la continuación de uno que en 4 años negó la burbuja, los riesgos y las advertencias de todos los organismos internacionales.

Para mi la culpabilidad del gobierno no está en lo que está haciendo (que es poco, porque, aunque la gente no lo entienda, poco se puede hacer una vez que la crisis arranca) si no en que en 4 años lo negaron todo y no prepararon nada ni cambiaron nada para cuando esto llegase.

Chisco dijo...

Estoy de acuerdo. En esos cuatro años años de orgía (más otros 4-6 años del periodo PP), de alto crecimiento económico, poca inflación "oficial", etc., quien tenía la responsabilidad de prever la que se avecinaba no lo hizo. El "sabio pueblo", cada vez más necio y con menos memoria, se creía eso de que la orgía continuaría hasta el infinito:!daba igual que la clase media se adeudara en 40 ó 50 millones de las antiguas pesetas, los bancos abrían el grifo del crédito sin problema. Lo que es peor es que esta locura de la clase media fue ampliamente respaldada por las instituciones del país, hasta que pasó lo que tenía que pasar: que esto ha petado. Las cosas volverán a un punto de equilibrio y a muchos les costará aceptar eso: que no son ricos y, por lo tanto, no pueden vivir como ricos. La clase media tendrá que volver a ser clase media. Creo que esta crisis, además de inevitable (en mi opinión, hace muchos años que se pasó el punto de no retorno), es en estas circunstacias necesaria.

Hace unos días, no daba crédito a lo que oía en la radio: una señora, clase media por lo que decía, se quejaba de que ya no podía pagar la hipoteca de su casa. Que no es que no quisiera pagarla, es que no podía. Pedía que por favor se redujera su hipoteca a algo que pudiera pagar, porque ahora su marido (que trabajaba en la construcción) estaba en el paro y no podían tirar para adelante. ¿Que de cuánto era la hipoteca de esta señora? 1700 €/mes. ¡Se han vuelto locos! ¿Quién engañó a esta mujer, quién le dijo que podía pagar indefinidamente esta hipoteca, sin prever las seguras fluctuaciones del precio del dinero? ¿Cómo llegamos a esa alegría crediticia en la que el menos pintado conseguía un crédito sin problema?

Estamos dormidos. Nuestra memoria no llega a la crisis de los 90, por ejemplo. Dura, muy dura: 25% de paro, devaluaciones de la peseta, congelaciones de sueldos de funcionarios, etc. No sé si esta será más dura (espero que no), pero de lo que sí estoy casi seguro, es de que, al igual que entonces, algo aprenderemos. Eso espero.