miércoles, agosto 20, 2008

Sobre los funcionarios

Bueno, ya mis mas cercanos saben de mi decision de entrar en el cuerpo de funcionarios informaticos de la Junta de Extremadura (bueno, primero llego la decision y luego tuve que superar el examen). Es sabida la animadversion que cierto sector de la sociedad tiene hacia los funcionarios (de momento no conozco el mundo funcionarial, asi es que no puedo opinar si son tan "vagos" como se los pinta), animadversion que ahora con esta crisis repunta un poco, la gente se pregunta por que unos pocos tienen tantos privilegios y por que el resto no los tiene. Yo, la verdad, la respuesta la veo bastante sencilla. Si llamamos privilegio a:

- no estar a caer de un burro dia si dia no (preocupandose por si te echaran del curro).
- tener una jornada laboral digna.
- tener un sueldo digno, acorde con tu formacion.

... pues eso, si llamamos privilegio a los tres puntos anteriores, mal vamos. Mas que de quitar esos supuestos "privilegios" a los funcionarios, lo que deberiamos plantearmos, creo yo, es por que el resto de la clase trabajadora no cuenta con esos derechos. Vamos, que me mosquea eso de que se trate de igualar a todos por abajo, quitando derechos, restando, en lugar de igualar por arriba, sumando.

Para terminar, dejo una entrada que lei en un post sobre burbuja inmobiliaria, en el que hablaban (como no) tambien de funcionarios. Un tal "Lampedusa" escribia lo siguiente a los empresarios patrios:


Miren, bonitos. Les voy a contar mi experiencia que creo que tiene su miga. Por supuesto, cualquier generalización ha de tomarse como lo que es. En descargo de lo que voy a decir, hay que señalar que conocí a algún empresario honesto en mi práctica profesional (aunque pocos): son los que se arruinan. El tejido empresarial español practica tal darwinismo inverso que hace quedar a la mafia calabresa como una orden monástica.

Acabé estudios de derecho en el año 93 (sí, en plena crisis). Hablaba perfectamente francés e inglés y tenía conocimientos de alemán y portugués. Había realizado dos años de económicas y tenía amplios conocimientos de contabilidad. Realicé un máster en Derecho Fiscal y Tributario y amplié mucho mis conocimientos de derecho Mercantil (di clases dos años en la facultad, que esa es otra).

Me tengo por buen profesional. El año anterior a aquél en que finalicé mi curso de postgrado, todos los alumnos se colocaron. El año en que acabé, sólo nos colocamos tres. Era la crisis.

Me coloqué para una pandilla de señoritos agrícolas del sur que mezclaban el carácter absentista y rapaz de los de su clase con el esquilmador y especulador de las tendencias anglosajonas. En esos días yo era un joven neoliberal, bastante engominado y, visto desde la distancia, tirando a pijillo. Enamorado de la empresa privada y su legendaria eficacia.

Pasé la entrevista de trabajo. Trabajaba para un grupo de sociedades que cobraba muuuuuucho más en subvenciones de lo que pagaba en impuestos. Uno de los socios es la tercera persona que más subvenciones agrícolas recibe de la U.E. Esto no les impedía quejarse de la alta carga fiscal que sufrían los empresarios en España. la carga fiscal hoy, dieciocho años después es mucho menor y siguen erre que erre. pronto me di cuenta que no eran más que perceptores del PER versión aristócrata meridional de luxe.

Me dijeron que mi primera misión consistiría en saber si convenía más contratarme con o sin Seguridad Social. Cuando dije que con ella, una de las garrapatas succionadoras de subvenciones pegó un puñetazo en la mesa y se puso a despotricar contra el estado. Como necesitaba meter la cabeza en el mundillo laboral y no estaba el horno para bollos, acepté.

Lo que vi durante los años siguientes haría ruborizarse al hermano malo de Al Capone. Nulo pago de impuestos, apropiación indebida de subvenciones. Uno se construyó un casoplón y yo tuve que hacerle un enredo societario para que el IVA de la luz, el teléfono y el gas que iba a consumir a lo largo de su vida así como el IVA del inmueble, lo pagáramos todos los españolitos. Metían fruta de variedades antediluvianas en las cajas de las variedades nuevas similares en aspecto de los que trabajaban con ellos. Engañaban de un golpe al consumidor y a los proveedores.

Pedí un ordenador para trabajar. El perito agrícola, que compartía despacho conmigo, también lo pidió. Le sacaron un pc viejo a una empresa con la que hicieron un contrato de mediana cuantía. Lo compartíamos los dos sin impresora (yo realizaba el impuesto sobre sociedades en el ordenador y lo copiaba a mano en el formulario:de eso va la productividad española, no invertían en NADA). Alquilaban las oficinas a un sindicato potente que supuestamente iba a realizar trabajos de formación pagados con fondos europeos. Era mentira, pero el sindicato, a cambio de la corruptela, les prometía paz laboral en la empresa.

En época de sequía se ponían a comprar fincas a desgraciados que tenían el agua al cuello (para "cuadrar" las suyas). Llegaron a decirme que retrasara un procedimiento llamado acta de notoriedad para retener un millón de pesetas de la compra de una finca a un señor que andaba necesitado. Se me dijo literalmente al salir de la notaría: "el procedimiento éste retrásamelo que yo a un millón le saco un rendimiento en un año". Hacían promociones inmobiliarias cuando las cosas iban bien (me intentaron vender un "picadero" a mí). Trabajabas muchas horas, pero tu productividad era nula (falta de medios y caprichos constantes de proyectos de fusiones, escisiones, transformaciones y constituciones de empresa que, después de semanas de trabajo se quedaban sin hacer; cuando el trabajo es barato, los empresarios lo despilfarráis mucho).

El sueldo era una mierda. El único, o casi, que trabajaba en la empresa era el contable, bajo mi supervisión. Siempre acababa antes de la hora de salida, pero se quedaba tres y cuatro horas más en la empresa, mareando papeles. Su tarea estaba acabada, pero el perro de presa de los jefes andaba todo el rato barriendo con la vista el pasillo de salida para ver quien se iba el primero. Los demás ya habían descubierto que perder el tiempo trabajando sólo llevaba a la melancolía. Pasaban la jornada maquinando, intrigando, peloteando y trepando. les fue mucho mejor que a los que trabajaban: al empresario español le importa mucho más su ego que la productividad.

Llegué a tener buenos contactos. Era uno de esos abogados que se reunían con los clientes (promotores ocasionales como mis clientes) en el exclusico "aero" de Sevilla, club semiclandestino donde se reúnen los grandes delincuentes de la ciudad, con permiso de los aprendices de las Tres Mil viviendas. Me harté de perder un día todos los meses viendo cuántas horas había trabajado para cada una de las diecinueve sociedades del grupo para facturarles mi sueldo en proporción y que mis verdugos se ahorraran la seguridad social. Me harté de copiar impresos a máquina para que se ahorraran el dinero de una impresora a compartir entre dos técnicos (antes de que nos lo "regalaran", el técnico y yo teníamos que hacer cola para ver si el economista no lo necesitaba y nos lo dejaba un rato). Me hice autónomo (de verdad, claro, porque había estado cotizando como autónomo mientras trabajaba para esa horda).

Pegaron un puñetazo en la mesa cuando les dije que me iba. El otro "empresario" que me había ofrecido el trabajo, una vez que supo que les había dicho a ellos que me marchaba, rebajó bastante las condiciones iniciales y me dejó en la estacada. mis antiguos amos me ofrecieron quedarse como clientes (yo era bueno, como decían ellos mismos). No me gustaban como clientes, pero como no tenía un duro y el otro me había dejado tirado, me dispuse a abrir despacho. Empresario yo mismo (¡Qué joven y qué inocente!). Como necesitaba para la inversión inicial y había prisa, me busqué como socio a un compañero del curso de postgrado. Inteligente, trabajador y buena persona. Una semana antes de la apertura del despacho le ofrecieron ser socio del despacho en el que trabajaba. Comprendí que abandonara y, necesitado de dinero tuve que coger como socio a un bandarra compañero de copas de la juventud y "empresario" de locales nocturnos. Mala elección. Era un histérico de esos que les gustan a los empresarios españoles, de los que no paran de moverse pero en realidad no hacen absolutamente nada. Nada, pero eso sí, muchas horas. Los clientes se acostumbraron incluso a que se contestara el teléfono a la hora de comer y a las 9,30 de la noche.


Trabajé como un burro y conocí muchos más empresarios: el que tenía dos concesionarios de coches e hizo de testaferro para unos concejales comprando un terreno por seis millones de pesetas y vendiéndolo por ochenta después de ser recalificado para hacer VPO; el que tenía una empresa de cobro de morosos y se quedó con el dinero que tenía de uno de mis clientes (el único honesto) y me ofreció trabajar para él cuando por fin conseguí sacarle la pasta; los que tenían una empresa inmobiliaria y iban a las subastas en los juzgados, presentaban su fianza del 25% y pujaban, el primero por el mínimo y el segundo por una cantidad astronómica no presentándose después a la adjudicación y perdiendo la fianza y quedando el bien adjudicado a su cómplice; el que alquilaba sus locales a una sociedad suya de supermercados a precios astronómicos para dejarla en quiebra fraudulenta y que los proveedores y los trabajadores se quedaran a dos velas y pagáramos todos vía fogasa... En fin, ya sabes, los que levantan el país.

Harto de esto, de llegar a casa a las diez de la noche, de impagados, y de groserías de un paleto que se cree que por pagar una minuta de cuarenta mil pesetas te transforma en su seguro servidor empecé a deprimirme.

Pronto me di cuenta que no podía competir con individuos a los que papá había puesto un piso para despacho y otro para vivir y que eran todo apariencia. No preparaban los juicios, se los ganaba, me recurrían, volvían a no prepararlos y volvían a perderlos... pero ganaban a la hora mucho más que yo, que los preparaba a conciencia, los ganaba y cobraba lo mismo echando muchas más horas. Es que yo era abogado y ellos empresarios.

Harto de esto empecé a preparar las oposiciones para secundaria al llegar a casa a las diez de la noche. Las de francés (ya he dicho que tenía buen nivel de idiomas). El primer año aprobé todos los exámenes y me quedé sin plaza por dos puestos. La última prueba consistía en presentar una cosa que se llama unidad didáctica y que uno no acababa de saber que era hasta que no se metía en la red de academias (empresariales, privadas y corruptas) a las que se facilita esa información. Creo que lo anterior y lo que sigue me da derecho a que nadie me llame vago. Trabajé en un pueblo a 480 kilómetros de mi casa, luego a 250 y el año siguiente en un barrio muy marginal de mi ciudad, lo que me permitió entrar en la red corrupta de academias privadas y aprobar. Ahora soy profesor. No sé si gano una mierda o no, pero ustedes, por lo general, no dejan ganar mucho más.


Son ustedes una pandilla de incompetentes, puteros, ladrones, desorganizados, corruptos, llorones y chupasubvenciones infame que esterilizan este país. Mi hermano, aparejador también abandonó la empresa y se hizo profesor; es un chaval de gran valía.


Yo no soy un vago, amo mi trabajo y creo que lo hago bien. Saqué una oposición trabajando, con mi mujer trabajando y con gemelos de tres años sin que nadie nos ayudara. Pero aún amaba más el derecho. Yo, y mi hermano, hemos llegado a la enseñanza huyendo de ustedes. Los mejores profesionales, salvo que sean unos ladrones de la ralea que se estila en España huiran hacia la administración o hacia el extranjero o acabarán tirándose de un octavo piso. Los principales autores de la mediocridad de este país son ustedes. Cuando ya era abogado observé que, por ejemplo, los funcionarios de hacienda trabajaban como leones con muy pocos medios. No demasiadas horas, pero éstas a tope, También es cierto que hay ministerios donde hay paro camuflado. El paro que ustedes provocan con sus quiebras fraudulentas y su desviación de recursos, públicos y privados, a gastos suntuarios y nula inversión. Entre mis compañeros los hay muy vagos (pocos), vagos (algunos), corrientitos (los más), trabajadores (algunos) y excepcionalmente trabajadoes (unos cuantos). Pero, desde luego, el número de vagos entre ellos es infinitamente menor el apabullante número de sinvergüenzas que hay entre ustedes, sólo superado entre los políticos (que son ustedes también). ¡Ah!, y lejos de ser un comunista o un antisistema o algo parecido. He trabajado con empresarios extranjeros y NO son como ustedes.

Yo no quiero la URSS. Yo lo que quiero es que pongan a los que describo aquí entre rejas y empecemos a crear una clase empresarial digna de ese hombre. Sino, vamos a la URSS de cabeza. Son ustedes una fábrica de revolucionarios, que es lo único que saben producir.

10 comentarios:

bigfredi dijo...

Yo no digo que no hagan falta funcionarios, digo que el número de funcionarios debe ser proporcional al de trabajadores y que deben ser evaluados con criterios de productividad y despedidos si no alcanzan niveles aceptables o si no hay trabajo para ellos. Que se cumpla la ley laboral, pero que como paganini y cliente, no se malgaste el dinero que genera la sociedad.

Y por supuesto estoy en contra de crear 17 miniestados para poder multiplicar el número de funcionarios y amiguetes beneficiados para luego quejarse de que no hay suficiente financiación.

Pero vamos, que tampoco me oirás hablar bien de la generalidad de los "empresarios" españoles, pero ahí de nuevo la culpa es del estado y de las dificultades que pone a la gente que quiere ponerse por su cuenta además de su falta de interés en investigar y castigar las malas prácticas empresariales.

Es el establishment político el que ha montado todo este cirio y ellos y sus amigotes los que se benefician del mismo, así que no esperes que cambie nada.

Aún así, no es sostenible. Para pagar el sueldo de un funcionario en Extremadura hace falta que trabajen y consuman un montón de gente (porque producir...). Cuando más del 25% de tus trabajadores son funcionarios (como es el caso de Extremadura) claramente la cosa no se podrá mantener indefinidamente. ¿Se llamará burbuja funcionarial? no lo se, pero seguro que no pagan el pato los que la han creado.

Vamos, que el futuro de España se está hipotecando con tanto funcionario, pero ya puestos prefiero que ese expolio le de trabajo a conocidos, así que felicidades de nuevo... y siento el ladrillo que me ha quedado.

Chisco dijo...

HOla, fredi.

Nada de ladrillo ;-). De acuerdo en lo de los criterios de productividad: hay gente que no vale para trabajar, y punto.

Creo que, ademas, debemos avanzar un poco y dejar de pensar que la culpa es siempre del "Estado". A veces, cuando nos conviene (yo tambien caigo en ese error), siempre decimos que la culpa es del Estado. Pues no. La culpa de que un tipo sea un sinverguenza es de ese tipo, no del Estado. Eso si, el Estado ha de poner todos los medios posibles para no dejarle ejercer de sinverguenza.

En cuanto a lo de la burbuja funcionarial: puede que sobren funcionarios, pero el problema, en mi opinion, no es ese (Francia, por ejemplo, tiene un ratio de funcionarios mucho mas elevado que España. Y en Alemania es similar al español). El problema esta en que ademas de poner un poco de orden en el patio publico de nuestra casa, tambien hay que ponerlo (y mucho) en el de la empresa privada.

En las circunstancias en las que estamos, despues de 5 años en la empresa privada, simplemente he hecho lo que creo mas me convenia: opositar (tambien tenia la opcion de emigrar, pero son un poco mas "conservador" en ese sentido). Ademas, sigo trabajando "en la privada" por las tardes (de hecho, a veces creo que todos los trabajos de Extremadura son mios, ;-) ), por lo que creo que no se me puede llamar "vago" o "vividor".

Por cierto, la precariedad tambien esta llegando a la Administracion: en Extremadura trabaja aprox. un 20% de gente para la Administracion (autonomica y del Estado). Trabajan PARA, pero no llega a la mitad los que en realidad son funcionarios (el resto son personal laboral o interino, que pueden despedir en cualquier momento). Vamos, que no es oro todo lo que reluce.

Salud!

KD dijo...

Un buen post. Por una vez y sin que sirva de precedente, no pondré ningún "pero".

Lamentablemente sinvergüenzas y vividores los hay en todas partes, en lo privado y en lo público (sobre todo en este país... o es que aquí da más el cante). Es esa maldita cultura del pelotazo que hace que incluso Portugal (con todos mis respetos) nos esté echando la pata...

Chisco dijo...

Este siempre fue un pais de sinverguenzas. Aunque, afortunadamente, en estos tiempos tambien hay cada vez mas gente con escrupulos y "principios", que pasa de los modelos de negocio basados en el "chanchulleo" continuo.

José Manuel dijo...

Perdona que te pregunte...
Oye, ahora que dices que estás ya trabajando en la pública. ¿Ya os han declarado funcionarios?

Es que como he pasado los exámenes de Operador y Auxiliar (no he sacado plaza, pero quedaría en listas), y no he vuelto a saber nada, pues he supuesto que no había avanzado nada, y ya ando mosqueado a ver si tenía que haber entregado algo o así...

Chisco dijo...

Hola, Jose Manuel.

Creo que me he expresado mal. No, todavia no trabajo en la publica, las incorporaciones deben ser (suponemos) a comienzos del proximo año.

Lo que queria decir es que, ademas de seguir en mi empresa por las mañanas, tengo otros trabajos (enseñanza, fundamentalmente) por las tardes. Ah, y todo tributando en Hacienda! (como debe ser)

José Manuel dijo...

Ok, gracias, y perdona.

Anónimo dijo...

Next, blend the oils and massage into scalp for two to four
minutes before sleep. Eating white sesame seeds
in the morning, take alfalfa juice mixed with carrot juice and lettuce or third cup
of aloe vera juice every day are very good natural remedies.
com/hair-growth-products-top-things-to-know-before-purchasing-a-product ]hair growth products visit our
website howtomakeyourhairgrow-fasterandlonger. Khas (Vetiveria Ziziniodis):- used as an effective hair restorer.
The herbal solution is said to be a natural one, but, this does not
necessarily indicate that it is more effective than other available
procedures.

Also visit my site :: olive oil for hair

Anónimo dijo...

Repairing Small Cracks in concrete Floors: Determine the
Damage. Make sure that you don't end up with a look of patches by checking to see that the glitter falls all the way around the edges of a newly-painted area. It is advantageous for the customer to compare the prices for an additional dumpster rental from the normal waste removal company against an offer made by a collector that will place a dumpster for a one-time pickup.

Anónimo dijo...

This can be flight simulator version FS2002, FS2004
or the latest version of Flight Simulator, FSX.
All of these issues add to the interest that can be produced about a site and
this works for spots in this place and any place in the world.
In terms of sheer enjoyment, the Rollercoaster Tycoon
series leads the pack. Flight - Simulator flight simulation features highly detailed time
of day modeling and can track the current computer clock time in order to correctly place the
sun, moon, stars, etc. It features its own unique
economy in which players can buy and sell things they make and so on, several real world companies are actually
getting into the game to offer services, such as H&R Block.