jueves, marzo 15, 2007

¿Por qué nos tienen tanto miedo?

Reproduzco un artículo publicado en Ingenieros de Primera que me ha llamado gratamente la atención por la claridad y corrección en la exposición de sus ideas. Creo que difícilmente pueden resumirse mejor las reivindicaciones de los profesionales Ingenieros Técnicos e Ingenieros en Informática.

¿Por qué nos tienen tanto miedo?

Quizás sea una pregunta demasiado capciosa, pero a la vista de todos los movimientos que se están poniendo de relieve en nuestro sector, no es demasiado descabellado preguntarse hasta lo más inverosímil.
Hemos puesto de relieve cómo nuestra titulación, lejos de seguir un esquema homogéneo como se hará en otras ingenierías (ya sea a través de directrices propias o de la cuña de justificación en las directrices generales), será despiezada por las Universidades para convertirse en títulos como graduado en Seguridad de la Información o Multimedia, por ejemplo.
Hemos mostrado el ninguneo generalizado que nuestra profesión tiene en los organismos públicos, ocupados principalmente por profesionales de otras ramas de la Ingeniería, como AENOR, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, etc.
Hemos visto también como la Informática es la única ingeniería donde los autodidactas se pueden permitir el lujo de menospreciar titulaciones universitarias con carácter oficial, aludiendo que no aportan nada al desarrollo profesional y curricular de los titulados, y que lo único que importa es la experiencia.
No nos olvidemos tampoco del tratamiento que la asignatura de informática está teniendo en la enseñanza secundaria, donde quizás no se pudiera enseñar programación o fundamentos del software, pero si que se pueden mostrar aspectos de su uso cotidiano y porqués de la informática que no están al alcance de titulados de otras ramas, como el funcionamiento y diseño de la red Internet, hardware y arquitectura de computadores, telefonía IP, etc.
También hemos observado como el acceso de los titulados al mercado profesional se realiza en unas condiciones de trabajo que se podrían tachar, como poco, de insuficientes: Los titulados son quienes soportan el peso y correción de los proyectos, los que apagan los fuegos gracias a su buen hacer, y sin embargo el reconocimiento se lo llevan otros profesionales con mejor mano política y comercial.
Y por último, aunque no por ello menos importante, el desconocimiento profundo que se tiene de nuestra profesión y actividades, englobando bajo el término generalista de informático el que se dedica a ello por hobby, por profesión no cualificada y quien de manera mucho más técnica y profesional realiza y desarrolla los proyectos que resuelven nuestra vida cotidiana.
No vamos a valorar el concepto simplista que nuestra profesión tiene para la sociedad, donde nosotros, los profesionales y estudiantes, debemos hacer autocrítica y por ello estamos obligados a hacer una labor de concienciación social, de diferenciar (que no despreciar) las características que nos convierten en profesionales cualificados. En este terreno tenemos que evangelizar a la sociedad ayudándola a comprender el porqué de nuestra importancia, que redundará en el reconocimiento que merecemos.
Lo que resulta extraño es el resto de comportamientos, ¿a qué viene tanto temor? ¿Por qué se sienten el resto profesionales tan amenazados? ¿Por qué su respuesta es tratar de acotar el crecimiento de un colectivo que inevitablemente está obligado a liderar el progreso tecnológico de este país?
No tenemos la respuesta. Lo sentimos de veras. Cualquier valoración podría ser reducida a una teoría de la conspiración que no nos llevaría a ningún lugar. Quizás deban ser ellos quienes lo hagan. Quizás sea necesario preguntárselo abiertamente: ¿a qué tenéis miedo?, porque quizás también así reconozcan que la amenaza informática no es tal, y que sólo buscamos un reconocimiento profesional del que hemos sido dignos merecedores tras largos años estudiando una carrera que ellos mismos han creado. Que no sueldo, ni derechos de pernada sobre toda la informática.

Simple, y llanamente, nuestro espacio ...

2 comentarios:

Kwin dijo...

La informática (al menos en el mundo que yo conozco, la consultoría hecha por empresa privada), es un saco donde cabe todo el mundo, con cualquier titulación, con cualquier formación. ¿Sabes la de químicos que hay en mi empresa? (quien dice químicos dice físicos, biólogos, o de cualquier carrera de ciencias o ni siquiera de ciencias) No solo en los "escalones" de abajo, sino jefes de proyecto y gerentes... toda esa gente está amenazada si se le asignan competencias oficiales a los titulados en informática.
De todos modos yo siempre he pensado que la carrera de informática es demasiado general para la amplitud del campo, y que debería haber varias con diferentes especialidades: sistemas, aplicaciones, hardware...

Chisco dijo...

Holas Kwini!

Yo, la verdad, estoy bastante satisfecho con la calidad de la enseñanza recibida en nuestra querida Politécnica. Siempre estaré a favor de poder ampliar las opciones curriculares, esto es, que haya más oferta en las disciplinas a escoger para que cada uno pueda especializarse más en redes, hw, sw, internet, o lo que quiera. Pero creo que es muy importante no perder el referente de que somos Ingenieros Técnicos e Ingenieros en Informática, por encima de todo, aunque seamos (en un segundo término) especialistas en tal o cual cosa. Análogamente, nos encontramos con médicos cirujanos cardiacos, neurólogos, etc. etc., pero todos son, ante todo, MÉDICOS. Lo del nombre es muy importante.